El miedo y la falta de acción nos mantienen prisioneros en la pobreza

El miedo a entrar en acción, el miedo a probar cosas nuevas, el miedo a lo desconocido, el miedo a perder,..., nos mantienen prisioneros en la pobreza. La persona que tiene miedo a emprender sus proyectos es como el navegante que tiene un barco pero nunca se atreve a zarpar del puerto por miedo a las tormentas. Nunca conocerá lugares nuevos, nunca se sentirá libre, nunca se sentirá realizado, nunca sentirá la alegría de luchar por hacer realidad sus sueños. Los barcos se construyen para navegar a pesar de que están mucho más seguros en el puerto y los hombres han nacido para dar lo mejor de si mismos y para aportar algo de valor a este mundo a pesar de que este sea el camino difícil. Claro que si se limitan a vivir de forma mediocre sin intentar ser los mejores en aquello que hacen … [Leer más...]