Objetivos Financieros – determina tu propio norte

Finanzas PersonalesA propósito de nuestro último post, conmemorando los primeros 6 meses de existencia de la página, nos pareció útil abordar el tema de los objetivos como parte de la administración de nuestras finanzas personales. Así como nosotros nos tomamos un tiempo para pensar hacia dónde queremos llegar con esta página, cada quien debería de hacer el mismo ejercicio para definir hacia dónde quiere que avance su situación financiera.

Las metas que resulten de dicho ejercicio determinarán nuestras estrategias y la manera en la que enfrentamos buena parte de las decisiones que tengamos que tomar en el futuro, entonces un planteamiento mal hecho puede tener efectos bastante negativos. Por este motivo, la determinación de objetivos no es un proceso que deba abordarse a la ligera, sino más bien debería de hacerse a conciencia y considerando todas las inquietudes y necedidades que cada uno pueda tener. Recuerden, todos somos seres únicos y, por lo tanto, requerimos de distintas motivaciones para seguir avanzando.

Hay ciertos lineamientos que deberían de ser comunes a todos los objetivos y que permiten que éstos sean realmente útiles y motivadores. Entonces, al ponerlos en blanco y negro, tenemos que asegurarnos que se cumpla lo siguiente:

  1. Alcanzable – Es indispensable que, luego del respectivo análisis de la situación, sepamos que podemos alcanzar la meta. Nadie se beneficia de una meta que está más allá de sus posibilidades reales.
  2. Medible – Tenemos que saber cuánto hemos avanzado y cuánto nos falta para llegar a la meta. Y debería de ser un número (o medición de avance) fácil de calcular y sencilla de interpretar.
  3. Específico – El objetivo debe decir exactamente qué es lo que queremos lograr. Hablar de números, en la medida de lo posible, es más útil que poner un objetivo conceptual.
  4. Flexible – El objetivo debería de adaptarse a nuestra evolución personal, nuevas necesidades, gustos, motivaciones, etc.

¿Cómo se vería un objetivo mal definido?

  • Quiero ser millonario.
  • Quiero empezar a ahorrar.
  • Voy a invertir en un fondo mutuo.

Como notarán, objetivos bastante vagos, sin capacidad de mantenernos motivados y enfocados en el mediano plazo. Por el contrario, un objetivo financiero claro y bien definido se vería así:

  • Ahorraré el equivalente a 4 meses de gastos en una cuenta bancaria a modo de Fondo de Emergencia. Este dinero será usado solamente como último recurso ante una urgencia.
  • Pagaré los S/.3,500 de deuda que mantengo en mis tres tarjetas de crédito antes de fin de año. El saldo que quede en mi cuenta a fin de mes, luego de hacer todos mis pagos, irá a amortizar la deuda de la tarjeta con tasa de interés más alta hasta eliminarla. Luego seguiré con la segunda más cara y así sucesivamente.
  • No invertiré más de 15% de mi patrimonio total en ningún activo. Distribuiré mis inversiones en bloques para reducir mi exposición al riesgo.

Distinto, ¿verdad? Cuando un objetivo es así de claro, es fácil saber qué grado de avance vamos alcanzando a medida que pasa el tiempo y podemos seguir motivados.

Una vez que hayamos decidido qué es lo que realmente queremos alcanzar en nuestra vida y a dónde queremos llegar en términos financieros, podremos aterrizar estos objetivos y usarlos para motivarnos permanentemente. Esto resulta especialmente importante hoy que las tentaciones abundan y que el consumismo nos incita a gastar más allá de lo que ganamos. Muchos gurús de las finanzas personales incluso sugieren poner en un lugar visible y de tránsito frecuente (como por ejemplo la refrigeradora o la oficina) los objetivos para tenerlos siempre presentes.

Una vez definidos, es importante revisar los objetivos con frecuencia, evaluar el nivel de avance y tomar las medidas correctivas necesarias para seguir enrumbados. En caso sea necesario o apropiado, elimina los objetivos que ya no te motivan e incluye nuevas metas que te permitan acercarte hacia dónde quieres llegar. Así lograrás que tus objetivos cumplan con su objetivo.

Y tú, ¿tienes algún objetivo que quieras compartir con nosotros? ¿Crees que los objetivos son importantes o no te han servido? ¡Cuéntanos!

Comparte este artículo...

Trackbacks

  1. […] oportunidades, la deuda es una herramienta que nos permite acercarnos más rápidamente a nuestros objetivos financieros. El crédito hipotecario es un claro ejemplo. Obtenemos la oportunidad de comprar una propiedad que […]

  2. […] accionistas. Y como tal, constituye una gran oportunidad para acelerar nuestro cumplimiento de los objetivos financieros que nos hayamos […]

Opina

*