¿Empezaste a ahorrar? Crea tu Fondo de Emergencia

Finanzas Personales¿Alguna vez enfrentaste una emergencia en la cual necesitaste dinero que no tenías a la mano? A todos nos ha pasado. Y todos tenemos en nuestras manos la posibilidad de que no se repita.

Crear y alimentar un Fondo de Emergencia nos puede poner en una situación en la que tengamos el efectivo para poder pagar ese cambio de llantas que no habíamos previsto; asumir sin problemas el pago de esa extracción de la muela del juicio que nos está atormentando; o buscar trabajo sin estresarnos más de la cuenta cuando nos despidieron de un día al otro y nos quedamos sin ese ingreso mensual.

El Fondo de Emergencia nos permitirá dormir tranquilos sabiendo que podremos responder ante una necesidad financiera urgente sin tener que recurrir a la tarjeta de crédito o a llamar a algún familiar o amigo a pedirle dinero. La necesidad de dinero es suficientemente incómoda como para agregarle la molestia de tener que pedir prestado.

Pocos consejos financieros tienen tanto respaldo como éste. Los gurús en finanzas personales lo mencionan siempre y lo resaltan como un tema de vital importancia, pues al margen de los objetivos que cada uno de nosotros pueda tener, todos tendremos que enfrentar gastos imprevistos en algún momento.

Algunos lineamientos importantes para tener éxito en la creación del Fondo de Emergencia:

1. Es fundamental definir el monto a acumular. Fijar una meta nos permite enfocarnos y esforzarnos para conseguirlo. Este objetivo va a ser muy personal y, aunque se sugiere normalmente acumular el equivalente a 3 o 6 meses de gastos, cualquier monto es válido.

2. Este fondo viene antes de cualquier otro ahorro o inversión. Nuestros primeros esfuerzos de acumulación deben apuntar a cumplir este objetivo.

3. Ahorrarlo por separado y en un lugar accesible… pero no tanto. La clave es poder acceder a este dinero en cualquier momento, pero no tenerlo como parte de una cuenta de ahorros con la cual operamos. Una buena opción es abrir una cuenta en un banco distinto al que normalmente usamos. Otros prefieren tenerlo en efectivo.

4. Este fondo es intocable, salvo en caso de emergencias. No debería de subvencionarnos algún mes en el que gastamos más de lo presupuestado ni servir para reducir deudas u otro fin.

El Fondo de Emergencia tiene un propósito propio y sirve como una herramienta para darnos tranquilidad financiera ante un evento inesperado. ¡Acércate a tu independencia financiera, empieza a crear tu fondo de emergencia!

Comparte este artículo...

Trackbacks

  1. […] Empieza a construir y alimenta tu fondo de emergencia. Define cuánto quieres tener guardado y disponible para alguna eventualidad y da el primer paso. […]

  2. […] igual que con el Fondo de Emergencia, la diversificación constituye una importante herramienta de previsión y es una de las muchas […]

  3. […] el beneficio adicional de ordenarnos y permitirnos vivir con menos de lo que ganamos, generando capacidad de ahorro y de inversión para cumplir objetivos de más largo […]

  4. […] el equivalente a 4 meses de gastos en una cuenta bancaria a modo de Fondo de Emergencia. Este dinero será usado solamente como último recurso ante una […]

  5. […] básicos mensuales. Además, no debería de ser causal para privarnos de otras necesidades ni del ahorro. Recuerden que un crédito de este tipo está respaldado por un activo (la propiedad) y, por lo […]

  6. […] establecerlo como parte de una estrategia de ahorro que ya esté debidamente soportada por un Fondo de Emergencia, pues así no tendremos que liquidar la cuenta a plazo fijo de manera […]

  7. […] capacidad de concentración en sus labores y tendrá una posición sólida, “blindada” con los fondos de emergencia necesarios, los seguros apropiados y las inversiones y ahorros que le permitirán alcanzar sus […]

  8. […] con nuestro dinero. Y si somos aún más previsores, ya habremos empezado a construir nuestro Fondo de Emergencia que nos asegure el pago de algunos meses de costos fijos ante una eventual pérdida de trabajo o […]

Opina

*